Nosotros

Somos una organización especializada y con trayectoria probada con más de 15 años en el mercado. Estamos conformados por un grupo de trabajo interdisciplinario, que se dedica a conceptualizar y ofrecer soluciones administrativas, contables y financieras.

NUESTRO OBJETIVO

Desarrollar soluciones para las empresas, las cuales permitan elevar sus resultados y beneficios, con información útil del negocio y adecuando los servicios a necesidades reales y tendencias del mercado.

NUESTRA PASIÓN

Apoyar a clientes nacionales e internacionales en todo su proceso de introducción, instalación o traslado de su negocio en el mercado mexicano, desde la estructuración del negocio, la administración y contabilidad, asegurando un sano crecimiento de la empresa.

Otros de
nuestros servicios

Que serán de gran utilidad para tu negocio

Reportes y Libros contables
Reportes y libros contables
Seguimiento de los registros de todas las operaciones del negocio como ventas, compras, pagos, gastos, etc.
Leer más
Cumplimiento de Obligaciones Fiscales
Cumplimiento de Obligaciones Fiscales
Elaborar y presentar declaraciones informativas, provisionales y definitivas, así como supervisar el pago y las retenciones del negocio.
Leer más
Gestiones Fiscales
Gestiones Fiscales
Se refiere a la tarea de la recuperación del IVA y del pago de lo indebido, Actualización y seguimiento de RFC, FIEL, ETC.
Leer más
Asesoría Corporativa
Asesoría corporativa
Son tareas esporádicas que tienen que ver con las obligaciones Mercantiles como son: la constitución de la sociedad, la elaboración y revisión de cualquier contrato mercantil.
Leer más
Recursos Humanos
Recursos Humanos
Elaboración de las Nóminas del personal. Altas, bajas y cambios de personal en nómina.
Leer más
Control de Tesorería
Control de Tesorería
Consiste en la elaboración de los flujos de efectivo. El control y manejo de los recursos financieros de la empresa, realizando los pagos a proveedores, impuestos, nóminas.
Leer más

REPORTES CONTABLES Y FINANCIEROS

Proporcionamos información útil para la toma de decisiones, mostrando la eficiencia del uso de los recursos, así como, indicadores financieros.

Nuestras Alianzas

Que generan resultados inmediatos con nuestros clientes.

Blog y Canal de Youtube

Últimos artículos

QUE ALGUIEN ME AYUDE | 14 agosto, 2017

En alguna ocasión yo estaba redactando una carta para exigir me atendieran en un asunto, mi jefe al revisarla me dijo: Joven Larios, “no exija, mejor pida ayuda”, que en verdad la necesita. Esta estrategia es muy buena cuando se tienen problemas cuya solución está fuera de nuestro alcance.

Hace poco, enfermó gravemente la hija de mi amigo Jorge, le ofrecí mi ayuda económica, no por compromiso sino por aprecio, la cual agradeció y no acepto. Dejándome saber que se sentía respaldado en caso de necesitarla.

Pero esto de ofrecer o pedir ayuda, tiene sus bemoles, Pedir ayuda no siempre es signo de debilidad, de mendingar el favor de alguien o de holgazanería. Tampoco ofrecer implica superioridad o lastima. Me explico.

Todos en algún momento necesitamos ayuda, y todos con nuestro alcance podemos ofrecerla. De hecho, vivir en sociedad implica eso precisamente, ayudarnos unos a otros. La cooperación social es la forma más antigua de ayudar a los demás.

Se solicita o se ofrece ayuda bajo dos consideraciones:

Si la pides, debes tener en cuenta la autonomía, que implica “ayúdate a ti mismo que los demás te ayudarán”, es decir, no esperar que los demás te resuelvan tus problemas, prepárate para enfrentarlos, siendo autosuficiente y autónomo en tu vida.

Teniendo en cuenta que si se pide ayuda por todo, eso es holgazanería. Si se pide ayuda a todos eso si es mendingar.

Al pedir ayuda se está reconociendo que somos personas vulnerables, y con recursos limitados, pero también se hace notar que somos adaptables, responsables al no ser tan tontos, para que la vergüenza o el miedo, nos paralice para pedirla.

Las personas exitosas aceptan con facilidad esas situaciones en las que necesitan apoyo y no dudan en decir: “Que alguien me ayude”.

En cambio, si ofreces ayuda debes tener en cuenta “la dependencia”, que implica “No hagas por los demás, aquello que ellos mismos pueden hacer”, es decir, no considere a quien pide ayuda como incompetente, porque lograra hacerlo dependiente de Usted, invadirá su vida, retrasara su crecimiento.  A la mayoría nos gusta sentir que nos necesitan, pero no debemos hacerlos dependientes solo por tener poder sobre ellos, y menos, para vanagloriarse.

En mi opinión, Usted y Yo, debemos solicitar ayuda con autonomía, y ofrecerla sin dependencia. Ayudar con responsabilidad, sintiéndose valioso. Saber que hemos ofrecido nuestra mano a cambio únicamente de una buena relación.

 

LO IMPORTANTE DEL SILENCIO | 7 agosto, 2017

Saber callar, callar la ofensa y no callar demás, es una habilidad importante que nos ayuda en las relaciones con los demás. En cualquier comunicación hay palabras y silencios.

Pero, a veces los silencios dicen más que las palabras, entendiendo que los silencios los ocupamos para ignorar, cuando las razones de otros poco importan; para aislarnos, cuando no queremos saber de los demás; para huir, cuando no tenemos tolerancia; para mostrar poder, cuando queremos imponernos; y también, el silencio ayuda a mostrar nuestra prudencia, cuando queremos repensar las cosas; para escuchar, cuando damos un espacio a los demás para explicarse.

Así es, saber callar, implica dejar de lado la inútil agresión verbal, elegir ser humildes teniendo en cuanta lo que los demás tienen que decir, compartir la honestidad interior, para no decir aquello que marcará o tal vez saque al monstruo del resentimiento que algunos llevamos dentro.

Si escucho bien, el silencio también es la máscara de la ira y del resentimiento, son silencios que llevan el veneno del desquite, silencios que hacen sufrir y sentir el hielo del desprecio, silencios encajados que distorsionan todo lo que se dice o se hace.

Estos silencios envenenados se heredan, si efectivamente los aprendemos y pasan de generación en generación, los llevamos como banderas que señalan las ofensas familiares que algunos ya ni recuerdan, ni les ven sentido.

Familias que no se hablan porque alguna vez el abuelo fue ofendido, amigos que no se frecuentan porque alguien fue ignorado, hermanos que no se miran a los ojos por la vergüenza de haber callado.

De este modo, no solo llevamos nuestras pertenencias donde vamos, llevamos también los resabios, los desaguisados y todo aquello que hemos callado y que causo un daño dejando un silencio que nadie se atreve a romper.

Pero para toda enfermedad hay una cura, y para este mal el remedio es “la palabra”, el silencio se rompe con acercarse para explicar el malentendido, dejando atrás la mala experiencia ofreciendo o aceptando las disculpas.

En mi opinión, el silencio debe ser un equilibrio entre callar aquello que daña y decir aquello que le hace bien a todos.

A este silencio reflexivo, de sosiego, Usted y Yo debemos aspirar.

Le dejo este acertijo: “Si me nombras, desaparezco, ¿quién soy?”.

 

AHORA VA LA MIA | 31 julio, 2017

Este fin de semana fui a ver una película, en ella los hombres tratan de acabar con los simios por miedo. El líder “Cesar”, más humano que los hombres, trata de vivir en paz y proteger a los suyos. Así Inicia una guerra donde “Cesar” reconoce finalmente que no hay justicia, que solo queda la venganza, porque el daño a su familia no lo puede olvidar.

Le comento esto, porque desde siempre, desde las sociedades más primitivas del hombre, la defensa del honor, la reparación de un agravio, el daño a alguien que nos ha ofendido, ha sido el primer paso, en una espiral que lleva la violencia, a situaciones donde ya no es posible la reparación y donde no es posible distinguir la justicia de la venganza.

Incluso, algunas personas, líderes o autoridades, llegan a pensar que “la Venganza” es un derecho a responder por las ofensas cometidas a otros, y apelan al uso de la fuerza con tal encono que terminan siendo aquello que más aborrecen: seres odiosos, rencorosos y autoritarios, en una palabra, vengativos.

Si la venganza, es un deseo poderoso que llevamos dentro, que nos impulsa con ira a dedicar tiempo a pensar, a escrudiñar y a imaginar, la forma más cruel y dañina para “devolver el golpe” a aquel que nos ha ofendido.

El vengativo busca como hacer sufrir al adversario, elucubra para servirse “un plato Frio” de perjuicios y de sañas.

Lo malo de la venganza, es que daña al vengativo y a la víctima, porque con ella inicia la espiral de violencia: Tú me ofendes, yo te perjudico. Tú me perjudicas yo te hago sufrir. Tú me haces sufrir yo daño a los tuyos. Y así hasta que alguien no puede vengarse o perdona.

Si escucho bien, hasta que alguien ceja o perdona. Nada fácil detener la espiral vengativa, nada fácil controlar nuestras emociones primitivas desbordadas, y menos fácil, otorgar el perdón.

En mi opinión, Usted y Yo, debemos evitar decir “ahora va la mía”, desterrando los deseos de venganza, porque terminaran dañándolo.

Hay que buscar la reconciliación, que siempre implica: pagar precios, ceder, responsabilizarse, Olvidar y desprenderse del odio, sobre todo, ser misericordioso.

Como escribió Oscar Wilde, “algunos causan felicidad allí donde van, otros cuando se van”.

No sea Usted odioso o vengativo, porque lo único que logrará será eso: hacer felices a los demás cuando Usted no esté.

 

Ir al blog

Canal de Youtube

Visitar Canal

Con más de 15 años de experiencia en el mercado,

Sabemos cómo hacer crecer tu negocio con estrategias eficientes y garantizando el cumplimiento fiscal y laboral.